Hola, soy Viviana, propietaria de "Y Comieron Perdices"; y un día también fui, como tú, una novia sobrepasada por la búsqueda infructuosa de su vestido.

Nos habíamos prometido hacía ya unos meses y totalmente por sorpresa para mi, que nunca ambicioné especialmente casarme. Pero, una vez puestos, acometimos la organización de nuestra "no-boda" (así la quisimos llamar porque nos horrorizaba la idea de una boda al uso) con mucha ilusión.

Sin embargo, uno de los elementos más cruciales para mi, el look nupcial, se me estaba resistiendo. Aunque no tenía claro lo que buscaba, sí sabía lo que no quería, un vestido tradicional (me costaba verme como una "novia") y tampoco entraba en mis planes gastar una pequeña fortuna en él (Mi presupuesto estaba puesto en un memorable viaje a Malasia e Islandia.) Peeero, tampoco estaba dispuesta a sacrificar la calidad de el vestido más importante de mi vida.

Y ese fue mi momento "ajá!" cuando entendí que habría más novias como yo ahí fuera con las que entonces me habría sentado a hacer un café y a desahogarnos. Y que desde ese momento se convirtieron en mi obsesión: quería ayudarlas, guiarlas y mostrarle las alternativas que yo estaba descubriendo. 

Así es que desde 2016, me dedico a vestir mujeres con una identidad fuerte, que desean sentirse bellas a la par que cómodas y naturales en su boda, mujeres al tanto (que no víctimas) de las tendencias, que aprecian la calidad y los detalles; y sobre todo que quieran una experiencia "stress free". Y las acompañamos desde el momento que llegan a nuestra boutique hasta que salen camino al "sí, quiero" 

​Cómo saber si somos la una para la otra? Si estás leyendo esto, es porque, como yo, eres una inconformista, porque has visto mil opciones pero no te convence nada, quieres más y mejor. O al menos, diferente.

 

Si te reconoces en estas palabras, te invito a que nos conozcas.

Tengamos una cita!