Sí, quiero! Y después qué?

April 13, 2016

 Al fin se ha puesto de rodillas (o no literalmente) pero tú ya me entiendes...

Has estado esperando este momento, seamos sinceras, desde el día que te diste cuenta de que te batían mariposas en el estómago por él? Desde el día que se lo presentaste a tus padres y quedaron encantados? O quizás desde que se alteró el orden tradicional de los factores y nació el "producto" de vuestro amor? 

El caso es que, más tarde o más temprano, tu chico te ha soltado "la pregunta del millón de euros" (nunca mejor dicho - y ahora te explicaremos porqué)

Y la llamo así "la pregunta del millón" porque, una vez pasada la euforia inicial, las lagrimillas, la emoción, los incontables  whatsapps a amigas y familiares, caes en la cuenta de tooooodo lo que te va a tocar organizar (o contratar  alguien que te lo organice si no tienes tiempo o ideas) pero sobre todo, toca sacar papel y lapiz y echar cuentas, sobre todo si lo que tu quieres es un bodorrio por todo lo alto.

Vale, igual lo del millón de euros es una hipérbole pero, querida lectora, tú y yo sabemos que va a haber que rascarse el bolsillo, y además privarse de unas cuantas cosas desde ahora hasta el día B.

 

 

INSTAGRAM Y PINTEREST VS LA REALIDAD:

En este post nos centraremos en el vestido; porque somos una tienda de vestidos, como es natural; pero también porque es, aparte del banquete, lo que tiende a consumir la mayor parte de tu presupuesto y atención.

El vestido de novia es algo que nos hace mucha ilusión y con lo que hemos estado fantaseando desde niñas. Pero, ojo, que esta parte maravillosa de tus preparativos no se convierta en una auténtica pesadilla.

Quizás hayas "fichado" ya en Pinterest ese vestido que estás segura es para tí; así es que vas de tienda en tienda haciendo riguroso escrutinio y rechazando todos aquellos que no se parecen al "tuyo". Nuestro consejo es que aceptes las sugerencias de los profesionales, que abras tu mente a sus propuestas, porque como dice el dicho "sabe más el diablo, por viejo que por diablo". Recuerda que la chica de Internet es una modelo profesional con medidas "perfectas" y seguramente lo suyo de Photoshop...Pruébate ese vestido que no habrías creído te sentaría tan bien. No se trata de que renuncies a lo que te gusta; pero te aseguramos que puedes llevarte una positiva sorpresa...

 

OPERACIÓN BODA A LA VISTA:

Basta anunciar que alguien en la familia se casa, para que la mitad de los parientes más allegados a los novios, se pongan a dieta express. Mi suegra incluso me llegó a pedir que le avisara "con tiempo para perder unos 10kgs"...

Y si eso pasa con los familiares, ya sabéis lo que pasa con la novia que es la protagonista, no? 

Normal, todos quieren salir bien en la foto PERO permítenos que, otra vez, te demos un baño de realidad.

Durante mi experiencia como copropietaria de una tienda de novias, lo primero que aprendí (y de esto escribiré todo un post) fue que las mujeres tenemos una imagen de nosotras mismas bastante distorsionada y pobre. Créeme, novia a dieta, eres mucho más guapa de lo que tú misma te consideras. No necesitas esconderte, solo dar con el vestido que realce tu belleza natural.

Y si aún así, decides eliminar esos kilitos que desde hace tiempo te molestan, pues que sea esta la motivación para ello y no un motivo más de stress.

 

 

DE CÓMO SOBREVIVIR A LA PRUEBA DEL VESTIDO:

Otra receta perfecta para el desastre en esta etapa es, como suelo llamarlo, "el cortejo" a la hora de la prueba de vestido (o sea, la madre y como no puede ser menos, la suegra, la wedding planner, amigas fashionistas, parientas que de bodas saben un montón y hasta tu compi que se ofreció y que se apunta a un bombardeo)

Un refrán de mi pueblo dice que "un médico cura, dos confunden y tres, matan" Pues en este caso, no puedo estar más de acuerdo...

Si elegir EL vestido puede ya de por si resultar complicado (porque nadie quiere fallar en una de las elecciones más importantes de su vida familiar, después del marido y la hipoteca) pues no te cuento cuando cada una de estas personas, bien intencionadas y pródigas en consejos, descarguen su artillería de recomendaciones sobre tí. No permitas que eso te ponga de los nervios, ni coarte tu decisión final (ni siquiera esa persona que va a regalarte el vestido) Asegúrate de disfrutar de la experiencia y no solo sobrevivirla. En ocasiones, y esta es una de ellas, menos es más...

 

 

 

MI REINO POR ESE VESTIDO!

El precio del vestido es una de las cosas que suele suscitar más indecisión. Gastarse o no gastarse más de lo que tenías pensado? Recortas de otros gastos para cubrir este? Recuperarás la inversión  con los regalos de los invitados? Lo podrías vender luego en segundamano.com? Es que el vestido es taaaaaaan bonito. Y además es de "Fulanita de Tal"...

Una cosa está clara, y en esto comparto con todas vosotras algo que me inculcaran desde pequeña: no gastes lo que no tienes! Aunque te guste mucho el vestido, no te endeudes para pagarlo. No vale la pena. En serio.

Existen ya casas de novias, como la nuestra, que te ofrecerán hermosos vestidos por precios sorprendentes. Sí, es posible comprar un gran vestido por menos de mil euros. Existen outlets y también la opción del alquiler, para las más pragmáticas.

Hay algunas muy arriesgadas que, con mejor o peor resultado, se han aventurado a comprar su vestido por internet. Esto puede dar material para todo un post, pero no vamos a aburriros con algo de lo que ya se ha escrito tanto. Más de una foto rueda por el ciberespacio donde se nos muestra "expectativa vs realidad" con vestidos de novia adquiridos online...

 

Como habréis podido leer las que hayáis visitado nuestra web nuestro modelo de negocio se basa en el concepto asequible, para que la boda no te cueste un riñón. 

 

NUESTROS CONSEJOS (como las lentejas...)

Nuestros consejos entonces, para la hora de elegir el vestido son simples:

1.  Acepta asesoramiento experto.

2.  Como con el marido,  elige el vestido que te enamore y te haga sentir cómoda (en todos los sentidos) con el que puedas ser tú misma y no tú disfrazada de una novia que no eres. 

3.  No lo fuerces. Si no encaja (en tu talla, en tu estilo o en tu presupuesto) no merece la pena.

4.  "Es una vez en la vida" Precisamente por eso, no te gastes lo que no tienes en algo que no vas a usar más que un par de horas.

5.  Disfruta el proceso. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

March 22, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags